SONIDOS DE IBEROAMÉRICA

Tag archive

#EnVivo

#EnVivo. La gama de Óleos de Camilo Séptimo

en Signos Vitales por
@landorlandor

Con un sold out en el Plaza Condesa, Camilo Séptimo presentó el disco Óleos y así recordamos esa noche.

Los recuerdos vienen y van cada que escuchas la voz de Manuel Coe. Desde la primera vez que la descubriste en vivo, la canción que le dedicaste a cierta persona y que es un gran o pésimo recuerdo o el primer viaje que provocó en ti la música de Camilo Séptimo. El 13 de mayo llegó uno de los conciertos en el que los cinco integrantes de Camilo Séptimo generaron recuerdos gracias a la energía de todas las personas que lograron el sold out de su primer Plaza Condesa.

La cita era a las 8 de la noche y desde minutos antes, los fanáticos de la banda esperaban que alguna luz en el escenario diera la primera señal del inicio del concierto. Sucedió lo que tanto esperaban, esa señal de movimiento arriba del escenario para recibir a la banda que abriría el concierto: We Are The Grand. Desde Santiago de Chile, Fer, Seba, Chichi y Juan fueron los invitados de la noche para demostrar el momento que viven.

Arrancaron sus set con canciones del disco Until the Morning, material debut en el que demostraban lo que eran capaces de hacer sonora y líricamente, sin dejar de lado sus influencias. Las canciones de ese disco, particularmente, están en inglés y esa noche sonaron en el Plaza Condesa como calentamiento previo de su próxima presentación en Lollapalooza en Chicago.

Entre la euforia de querer ver a tu banda favorita, existen sentimientos encontrados al escuchar a las bandas teloneras. En el caso de We Are The Grand la respuesta fue sorprendente al encontrar a un público atento, que reaccionaba ante las peticiones de Sebas al momento de aplaudir o corear una canción. Incluso, entre la multitud se veían algunos celulares que querían registrar el acto de los chilenos en video. “Pienso en Ti” y “Se Incendió” fueron de esas canciones que el público cantó con ellos y así cerraron su presentación de casi 45 minutos. Lucían felices y sorprendidos ante la respuesta.

 


Solo unos minutos pasaron para que al fin la unión entre un coro que acompañaría por casi toda la noche a Camilo Séptimo, se reencontrará con Manuel, Jonathan, Erick, Claudio y Marco. Lo que a todos nos unía era celebrar el lanzamiento de Óleos y experimentar su sonido en vivo, el cual tuvo justicia durante toda la noche en el Plaza.

Decidieron transportarnos al 2014 cuando comenzaron a tocar “Portales”, el primer tema con el que se dieron a conocer bajo el nombre de Camilo Séptimo. Desde esa canción descubrieron la línea sonora por la que seguirían, canciones con tintes pop y nostalgia por los mejores sonidos que nos dejaron los 80. Al principio, pintaba para ser un proyecto totalmente sintético por la construcción de la música, pero en la realidad las percusiones, teclados, la energía en vivo le dan alma a la música de Camilo Séptimo.

Ese era el momento ideal para que las personas se apropiaran de las nuevas canciones. Siguieron con “Fusión”, tema que te recibe en la primera escucha de Óleos, para terminar el bloque con otro de sus primeros grandes hits: “Te Veo en el 27”, con la promesa de que todos corearían esa canción. Y sucedió.

Para no bajar el ritmo, siguieron con “Neón”, que sin saberlo ese fue uno de los primeros temas que escuchamos del primer largaduración de la banda. Con la experiencia 360 del video que acompañó a ese sencillo, han logrado construir el lado visual de sus conciertos en los que los colores y las luces tienen un papel protagónico e incluso son complementos para producir emociones junto con las canciones.

Para muestra de la importancia de la luz y el color, llegó el momento de escuchar “Óleos”, la canción que le da nombre al disco (¿O el disco le dio nombre a la canción?). El escenario se iluminó de color amarillo, morado, rojo, azul, gama de colores y representación de la diversidad sonora que lograron concretar en el disco y en su concierto. Con esa canción también llegó el turno del primer invitado de la noche: JuanPablo de Technicolor Fabrics, quien ayudó en los coros y le dio fuerza a la voz de todos los que esperaban escuchar esa canción.

 

Gracias por ayer, fue una noche increíble! Mándenos sus fotos para que las publiquemos. 📷 @guskobie

Una publicación compartida de Camilo Séptimo (@camiloseptimomx) el


Recordando al sencillo “Maya”, inspirado en la estrella Maia de las Pléyades y que nos hace pensar en el universo que está fuera de nuestro alcance, sonó en un bloque acompañado por “Resplandor”. Todo ello para dar paso al siguiente invitado: Pepe de Rubytates, personaje que lució sus mejores pasos de baile, mientras el público trataba de imitarlo a pesar del poco espacio con el que contaban.

Sin saberlo, “Vicio” marcaba la mitad del concierto y desde canciones antes muchos ya coreaban su nombre. Al parecer es una de las favoritas de Óleos y fuerte candidata para ser un sencillo más. En “Eres” y “Ser Humano”, Marco en la batería y Claudio en las percusiones, le dieron alma a las canciones con arreglos que las hacen especiales en cada concierto. Además de la fuerza con la que todos acompañaron a la voz de Coe, las luces tuvieron presencia y pasaron de colores fríos como el azul y morado al rojo que complementaba el sentimiento existente en “Ser Humano”. Las luces y el color terminó, solo por un momento.

Llegó la parte requisito en cada concierto: el encore. Camilo Séptimo regresó al escenario, pero esta vez, quienes iluminaron la noche fue el público con las lámparas de sus celulares y crear un paisaje único para las cinco personas que lo apreciaban desde el escenario mientras tocaban “Amanecer”. Fue uno de los pocos instantes en que Manuel soltó su bajo y solo con su voz se enfrentó ante el Plaza Condesa.

Cuando todo parecía ser felicidad, todo estaba por terminar. Era predecible el cierre del concierto por la importancia que tienen “Miénteme” y “No Confíes en Mí” para Camilo Séptimo. Son temas que fueron los primeros adelantos de Óleos. 

Increíble momento en #Amanecer ✨

Una publicación compartida de Camilo Séptimo (@camiloseptimomx) el

#EnVivo: Showcase de Lxs Grises y el Festival Nrmal + Burger Revolution

en Signos Vitales por

El primer fin de semana de marzo fue uno de los mejores para descubrir música o reafirmar el poder de las bandas y colectivos de la escena de la Ciudad de México. Acá una reseña sobre el showcase de Lxs Grises y el Festival Nrmal y el Burger Revolution.

El espíritu del Festival Nrmal invade la ciudad (y otros puntos de México como Guadalajara, Querétaro, Edo. Mex., Tijuana y hasta Xalapa) desde el primer fin de semana marzo con una serie de conciertos organizados por los #NrmalFriends, que son colectivos y disqueras que han colaborado con el festival. El viernes 3 de marzo, uno de los showcase que se hicieron en la Ciudad de México fue el del Colectivo Lxs Grises en el Foro Alicia con Arrogancia, SVÄRD, xHendrix, No Somos Marineros y Hong Kong Blood Opera.

El maldito tráfico de la ciudad no permitió llegar a ver a Arrogancia. Lo único que queda de consuelo es ver los videos que tienen en Facebook se una tocada en El Centro del Salud. No se compara con la experiencia, pero tal vez esa es la pista para verlos en vivo próximamente en el Alicia o en El Centro de Salud. Alrededor de las 10 de la noche, comenzó el set de SVÄRD, una banda de amigos que le rinde tributo al lado oscuro de la música que siempre han escuchado en Morelia, Michoacán. Mientras miles veían a Metallica en el Foro Sol, unos cuantos estábamos viendo en el Alicia a una banda que no le pide nada a las bandas que fueron seleccionadas para abrir los conciertos de uno de los emblemas del metal en el mundo.

Después del ruido, riffs y lado oscuro de SVÄRD, fuimos testigos de la psicodelia desde Tijuana con xHendrix . En el escenario se podían observar los instrumentos tradicionales de una banda de rock más un par de bongos. Desde que el rock llegó a México, Tijuana se convirtió en un foco de atención para la música nacional y hoy siguen demostrando que son una cuna para la innovación y sonidos de la escena musical. Y ver a xHendrix en vivo, con tan solo 30 minutos, confirma la escena que se está generando en Tijuana y que en la semana visitó la Ciudad de México (como La Sociedad del Vacío o Iwokk Androide).

 

Una de las dos cartas fuertes de la noche fue No Somos Marineros, momento en el que el Alicia ya se veía más concurrido. El set fue un tanto más introspectivo e instrumental que en otras ocasiones, siguiendo la línea del disco Lomas Verdes. En momentos la música de Oscar, Andrés, Gustavo y Carlos podía tener pasajes para cerrar los ojos, mover la cabeza y disfrutar de la música hasta momentos en los que querías armar un slam en medio de tantos cuerpos casi sin movimiento.

 

 

 

Para romper con la inmovilidad del público, llegó Hong Kong Blood Opera, una banda que por un periodo tuvo una pausa, pero que en 2016 regresaron con el disco The Bruce Willis Experience &the Future is Bullshit. Y para abrir su set, la primera canción que sonó fue “Unicorn Killer”. “Passion Gay Lovers” fue el tema con el que unas 10 personas comenzaron un slam, que duró poco, pero que Sebastián al mando del micrófono motivó al grito y reflexión sobre: “Se lastiman más al estar nueve horas sentados en la oficina que lo que se van a lastimar al tocarse en el slam”. El regreso de HKBO demuestra el poderío musical que tienen y su mezcla de punk, hardcore y electrónica. Sonidos necesarios en una escena.

 

 

Burger Revolution: El festival para que las nuevas generaciones pueden crecer a la par de sus grupos favoritos

Porque la música en vivo no para en la Ciudad de México, el 4 de marzo se realizó el Burger Revolution, un festival que reunió a varias bandas hoy son fuertes apuestas para la escena local. Un buen número de seguidores del sonido “garagero” se dieron cita en el Foro Niza para poder disfrutar de las bandas que por ahora se han adueñado de un lugar importante en sus vidas.

Violencia River es un colectivo independiente que desde 2015 busca generar conciertos en los que se apoyen a las bandas nacionales y este año el Burger Revolution fue un éxito y provocó que las emociones se desbordarán toda la noche.

Se realizó en Foro Niza, un recinto que resulta muy hospitalario y tiene capacidad para mil personas aproximadamente, pero aunque pareciera que el lugar no es suficiente para albergar un evento como este, la realidad es que ocupan cada parte del Foro para poder realizarlo. Esto por el hecho de que cuenta con unos pequeños balcones en los que hubo stands con mercancía oficial de las bandas que se presentaron e incluso había una zona para tatuarse. Lo que también atrae de este foro son sus luces, las cuales están por doquier y generan un ambiente todavía más intimo con el público.

La gente se dio cita desde temprano para no perderse a ningún acto, ya que si bien todos van por una línea sonora cada uno es completamente distinto. Carrion Kids fueron los encargados de abrir el festival, de inmediato conectaron con los asistentes, con menos de 40 minutos de duración lograron un set contundente. Cada uno de los asistentes veía con detallada atención al grupo sobre el escenario.

Viv and the Sect poco a poco se convierten en una de las bandas favoritas de la escena actual, han tocado en foros pequeños y justo esto se ha convertido en un sello para la banda, en el espacio que tengan lo aprovechan para deslumbrar con su música que invita a cada uno de los asistentes a sacudir la cabeza.

Algo que llamó la atención fue que todo sucedía rápidamente, las bandas se instalaban brevemente y toda la energía que el público concentró no bajó en intensidad. Uno de los actos más esperados fueron Las Robertas y no decepcionaron ante las expectativas. Entre el público era fácil distinguir a muchos menores de edad, un público ávido por la música de estas bandas y son testigos de una nueva escena musical.

 

El poder de Tijuana se hizo presente con Policías y Ladrones se ha hecho de un público muy fiel en la Ciudad de México, ya identifican cada una de sus canciones y se entregan en todo momento hacia la banda que nos cautivó con Flores, su primera producción. San Pedro el Cortez, también de Tijuana, es una de las bandas más rasposas que hay actualmente en la escena independiente y resulta insuficiente escuchar su música en algún reproductor, necesitas verlos en vivo y llenarte de la energía que le ponen sobre el escenario y encendieron muchas emociones en el Burger.

 

Los Blenders, quienes próximamente se presentaran en el Festival Coachella, causaron mucha expectativa y tuvieron un gran recibimiento, para la hora en que ellos tocaron el foro ya estaba en su máxima capacidad. El público de Los Blenders es el tipo de público al que le gusta presumir que le gusta esa banda, que quieren llevarlos a través de sus discos, de su mercancía. Los originarios de la Ciudad de México deben sentirse orgullosos por tener un público con tanta reacción.

Estamos ante una nueva escena musical y por lo tanto es necesario que alguien respalde a estas nuevas bandas y los encargados de hacerlo fueron Los Esquizitos, una banda que revolucionó a su escena en los noventa y que ahora, con toda esa experiencia son referentes a todas luces del garage en México durante las últimas dos décadas. Los liderados por Uili Damage, fieles a su estilo, hicieron un show con mucho ruido y muchas bromas, redondearon una tarde noche inolvidable y nos hicieron pensar que en realidad esto debe ser una celebración, una fiesta de nuevos talentos respaldada por una banda que ha sido estandarte para varias generaciones.

Gracias a este tipo de festivales, las nuevas generaciones pueden crecer a la par de sus grupos favoritos y se puede generar una escena sólida. Justo lo que todos estamos buscando.

Regresar al Inicio