SONIDOS DE IBEROAMÉRICA

oɹɹɐzıqɹoɯɐǝpolnƃuɐıɹʇ: El golpe presente para alterar el pulso emocional

en Al día/Signos Vitales por

Ante el panorama de incertidumbre solo existía una verdad: Triángulo de Amor Bizarro publicaría un disco histórico, en un momento atípico de la humanidad. La era de oɹɹɐzıqɹoɯɐǝpolnƃuɐıɹʇ.

“En torno a 2013, en la época de Victoria Mística, tuvimos una idea para un grupo paralelo: hacer un disco de una especie de psicodelia espacial hardrock influenciada por Hawkwind y Pink Floyd, pero sobre todo por el cómic Los Metabarones, un favorito personal. Nunca lo llevamos a cabo”. Desde hace siete años existía esa fantasía de ser alguien más para transformar el mensaje y la manera de ver el mundo por medio de la música.

Siete años después, somos testigos de cómo esa idea mutó para convertirse en oɹɹɐzıqɹoɯɐǝpolnƃuɐıɹʇ, el sexto disco en la historia de Triángulo de Amor Bizarro. Canciones históricas para entender un fragmento de la veloz realidad, que tarde o temprano revelaría sus garras contra el lado emocional de nuestras vidas.

La melancolía, la soledad, la elección entre sueños que se quedan en solo ese estado o la desesperanza, son pasajes emocionales por las que no habían explorado Rodrigo Caamaño, Isa Cea, Rafael Mallo y Zippo. Para dar entrada a ese acelere y nuevas maneras para crear música, “Ruptura” fue la canción elegida como la primera del disco y señal para anunciar el primer gran disco de la década.

Sin arrepentirse de nada, sin guitarras y lo que podría ser un loop inquietante, “Ruptura” acelera el pulso con menos de tres minutos de duración. La voz de Rodrigo parece poseída por un extraño ente y esa es una de sus primeras dimensiones a lo largo del disco. Para realmente romper con ese pasaje, van de un extremo sonoro a otro.

“No Eres Tú” encara al escucha para elegir una ventana, una bandera y un emblema en épocas donde todo se juzga. Un bajo hipnótico nos lleva por una base de reggae que termina por entregarse a la distorsión de la guitarra y velocidad de la batería. Todo eso pasa cuando la voz de Isa sorprende por primera vez en el disco con la sentencia: “El mundo buscará a alguien y no eres tú”.

 

¿Seguimos con los extremos? Te presentamos a “Vigilantes del Espejo”, esa canción que si hubieran nacido 15 años antes y la publicaban antes de la salida del Disintegration de The Cure, la historia de la música española sería distinta (ejercicios de imaginación durante la cuarentena). Una canción para poner en dilema a los amigos que viven la crisis de los 40 años, en voz de Rodrigo y la intención que ha confesado en algunas entrevistas.

“Tengo un sueño: Solo puede quedar uno” ese es el precio ante la “Canción de la Fama”, otro de los temas que aborda Rodrigo y en los que lanza una especie de inquietante ¿ladrido? El ADN musical que desarrolla TAB desde el 2004, se apodera de este momento del disco.

La número 5, 6 y 7 crean un bloque en el que la desolación, las cicatrices y el hartazgo se manifiestan. “Fukushima” remite a un espacio de extrema soledad y exclusión. Fue una canción que nació en una guitarra acústica, pero que en el trabajo en el estudio se transformó en algo más.

Atraerla al contexto social de una ciudad mexicana en nuestros días, la frase “En la periferia no hay nada que hacer” se torna escalofriante. Estamos atrapadas ante una crisis de violencia de género y feminicidios. La periferia es un lugar de nadie, donde es fácil borrar el nombre de cualquier mujer de una tajada por el simple hecho de serlo.

El golpe de realidad al trasladar “Fukushima” a los terribles días en México, desaparece cuando Isa levanta la voz: Ante la tempestad y cuando nos hicieron creer que “Tú eres tu propia amenaza”, ¡Nosotras decimos que no! Tal como rechaza la idea Isa.

“ASMR para Ti” tiene un halo de perdida de la identidad. ¿Cuántas desaparecidas o muertas no sentían lo mismo que narra Isa? “Fuiste mas interesante para mí que toda la historia humana / Que el universo conocido”, el hechizo del amor a veces no permite ver las cicatrices o los arañazos, los actos de violencia que se ejercen sobre alguien más.

El concepto de ASMR después de escuchar esta canción cobra un nuevo significado. Logran que una respuesta placentera cambie a la incomodidad. Necesaria en estos días para mínimo ejercer una reacción que genere un cambio. Al menos esa es la esperanza.

 

“Acosadores” es la denuncia a la que se une Ariadna Paniagua de Los Punsetes. Por más de 20 siglos, estos entes siguen sobreviviendo sin dejar vivir en paz. “Eres tú en la lista de desaparecidos”, el hartazgo nos ha llevado en pensar en eso: las ganas de querer desaparecer a alguien. Al menos esa es la sensación que deja el devastador bloque por el que ya pasamos.

“SyF, Paga” es el interludio para pasar a la dimensión en la que describen un presente y futuro aterrador que ¿Acaso estamos a tiempo de detener?

Sin la salida del EP El Gatopardo, la historia de oɹɹɐzıqɹoɯɐǝpolnƃuɐıɹʇ sería muy distinta, como señalaron Rafa y Rodrigo en entrevista con Jenesaispop. “Calígula 2025” es una canción que remite al reclamo político que existía en la colección de canciones del 2018. “Te miran a la puta cara”. Aunque vemos el abuso de poder, en nuestras (putas) caras, seguimos dejando que los “detractores” le hagan el camino difícil a esas serpientes. Tristemente, todos son parte del mismo sistema.

“Folía de las Apariciones” es un lamento a la soledad en primera persona por parte de Isa, la protagonista del décimo tema. Su voz se funde ante alguien que nunca la escuchará, por más que el ritmo de la canción cambie de velocidades.

Vamos por el final de un disco que llega a las entrañas. “Cura Mi Corazón” es una súplica misteriosa ante la pregunta ¿A quién pertenece el corazón que agoniza? ¿Es el de la humanidad? ¿La Tierra? ¿El tejido social? ¿Un engaño más del capitalismo y el sistema?

 

Lo único que sabemos es que esa súplica se desvanece entre el ruido que genera el mundo, representado por “Los Golpes Olvidados”. 32 segundos son suficientes para cerrar el golpe del presente, la realidad que compartimos desde la distancia y a través de las pantallas. Uno de esos golpes necesarios para reaccionar en épocas de caos.

“Histórico”. Con esa palabra define Carlos Hernández, productor del disco y gran cómplice de Triángulo de Amor Bizarro a lo largo de los años, a oɹɹɐzıqɹoɯɐǝpolnƃuɐıɹʇ: el álbum contemporáneo, laboratorio de sonidos y emociones de una de las bandas necesarias para vivir la música iberoamericana.

¿Cómo vives, interpretas o viajas por oɹɹɐzıqɹoɯɐǝpolnƃuɐıɹʇ? 

 

Ver esta publicación en Instagram

 

☢️ F U K U S H I M A ☢️

Una publicación compartida por Triángulo De Amor Bizarro (@tabizarro) el

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

Lo último en Al día

Regresar al Inicio