TOP

Los Signos Vitales del Vive Latino 2018 – Día 1

Compartimos una de las ediciones más significativas en la historia del Vive Latino. Para recordarla, hacemos un recorrido por los momentos perfectos para celebrar a la música iberoamericana.

Existen dos días al año, en la Ciudad de México, que cobran el poder necesario para hacernos recordar la vitalidad que goza la música iberoamericana. Para todos aquellos apasionados por recordar, descubrir y vivir las propuestas que se dan en esta peculiar zona del mundo, llega la cita anual, desde 1998 (Excepto en 1999 y el 2002), con el Vive Latino.

Sí, en este 2018 cumplió 20 años desde esa primera vez en que una banda como La Lupita se subió al escenario del festival y comenzar con la historia que hoy se sigue escribiendo.

Al terminar el festival, nace ese sentimiento instantáneo de presenciar los primeros minutos de la próxima edición. Mientras esperamos ese nuevo encuentro, las posibilidades para seguir con ese espíritu que se desata con el Vive Latino, parecen ser infinitas en los casi 365 días siguientes.

Desde apoyar a tu banda local favorita, apoyar a ese proyecto que llega por primera vez a la ciudad, escuchar el disco perfecto que cambiará el rumbo de la música para alguien, y la lista podría seguir.

Las horas, e incluso, días después de vivir una experiencia catártica en un festival, solo piensas en ello y tratas de mantener frescos los recuerdos. No hay mejor manera de mantenerlos que compartirlos con alguien más.

Por ello, acá te compartimos esos recuerdos que quedaron de nuestro paso por el Vive Latino 2018.

La tarde de Vaya Futuro

Era claro. La hora pactada y perfecta para llegar al Vive Latino era a las 1:30 p.m. Pasar los filtros de revisión, el nervio que existe cuando te toquetean, ubicarte y correr podrían implicar 30 minutos perdidos.

Por ello tenías que llegar antes de que arrancara el set de Vaya Futuro en la Carpa Doritos Bunker y no perderte ninguno de sus valiosos minutos de su primera vez en el Vive Latino.

Como dictaban las posibilidades y la importancia que cobró “Tips Para ir de Viaje” para el nuevo ciclo que experimenta Vaya Futuro, era la canción indicada para abrir el concierto. Solo tenían 30 minutos para hacernos pasar por diversas emociones y demostrar la manera en que su más reciente disco cobra vida.

Todo ello aunado a canciones de su historia con Perro Verde y Triste o piezas demoledoras para el cierre de 11 minutos con “El Hombre Sin Cabeza y la Danza de los Resignados”.

“Abismo” y “+&+” fueron las canciones indicadas para sumergirnos en su mundo sonoro habitado por sonidos que parecen sintéticos, pero son totalmente orgánicos gracias a las voces de Andru o Armando. La base de todo gracias a la energía de Ros y Miguel en la batería, cerraban la magia que lograron en cada tema que eligieron para su debut en el festival.

Los visuales con imágenes del universo o creadas en el instante con las siluetas de los Vaya, te dejaban hipnotizado al igual que la voz de Luis. Todo fue perfecto para recordar una de las presentaciones más importantes de los tijuanenses. El tiempo pasó tan rápido que solo quedaron las ganas de un set más extenso. En el futuro es seguro que suceda.

Juan Ingaramo vs. Francisca y Los Exploradores

Uno de los momentos que crearon expectativa sobre lo que nos esperaría en el escenario de la Carpa Intolerante a las 3:05 p.m. era el enfrentamiento cara a cara de dos compañeros de la escena argentina: Juan Ingaramo y Franco Saglietti.

El escenario se convirtió en una cancha. Un arbitro hizo un volado para decidir el lado de la cancha y quién comenzaría el juego, que alternaría una canción de cada argentino. Juan de lado izquierdo. Franco y compañía en el derecho.

Los goles que eligió Ingaramo para ganar el partido fueron “Hace Calor”, el adelanto de su próximo disco y “Matemática”, uno de esos primero temas con los que lo conocimos.

Francisca y Los Exploradores salieron a atacar con “El Destino” y canciones que próximamente serán parte de una nueva colección de canciones.

En un solo set, los escuchas descubrieron una porción de lo que la unión de músicos está generando en Argentina. La oportunidad de tocar juntos en un mismo festival y como concepto es alentador sobre el futuro de Juan y Franco en diversos escenarios latinoamericanos.

 

De 424 a Klub

Los detalles que construyen al disco Siempre Mar de los costarricenses de 424, al fin se vieron revelados en el escenario AT&T del Vive Latino. Después de casi tres años de su debut en el festival y de abrir una de las carpas de aquella edición, ahora se enfrentaban a un nuevo reto. Encarar al público que se dio cita para verlos y darles la frescura que necesitaban transportándolos a otros sensaciones con “Las Olas” o las infaltables “Gala” y “Soñábamos”, para un instante nostálgico.

La relación con el público mexicano, poco a poco se hace más fuerte y queda la esperanza de próximamente tener música nueva o darle un gran cierre al ciclo de su segundo disco.

 

Al fin llegó el primer encuentro de Klub y uno de los puntos más importantes para la historia de Los Auténticos Decadentes: la CDMX.

El proyecto liderado por Sebastián Sebolla Paradisi, baterista de Los Cafres y producido por Martín “La Moska” Lorenzo de LAD, nos dio una nueva dimensión de la manera en que se pueden reinterpretar las canciones de una banda con más de 30 años sobre las tarimas.

Una de las sorpresas que muchos esperaban y se hizo realidad fue el momento en que Bahiano se subió a cantar un clásico del reggae argentino: “Sin Cadenas”. Y sí, el máximo himno que no podía faltar fue “La Guitarra”, instante en que la Carpa Intolerante explotó emocionalmente con las voces que se sumaron.

 Belako

 Seguramente, Cris, Lore, Lander y Josu no imaginaban la respuesta que tendrían esa tarde en la Carpa Intolerante en su primer Vive Latino y la tercera visita a México.

Solo han pasado cuatro semanas desde la salida de su nuevo disco Render Me Numb, Trivial Violence y las nuevas canciones que decidieron incluir en su set, ya las estaban coreando una mayoría del público que llenó la carpa.

Conmovidos por la respuesta, entre risas y la concentración necesaria, decidieron compartir con todos lo felices que estaban, a pesar de que unas horas antes les habían robado sus instrumentos durante su fugaz gira por el Festival SXSW en Austin, Texas. Agradecieron a Annapura y Los Viejos porque fueron las bandas amigas que les prestaron los instrumentos para su presentación en el Vive Latino.

 

Él Mató a un Policía Motorizado

Eh, ¿quien te va a cuidar? / En este mundo peligroso / Tenemos que estar juntos”, con esas frases de “El Magnetismo” daban inicio los anhelados 45 minutos para disfrutar una vez más en el festival de los platenses de Él Mató.

Esas contundentes y demoledoras frases que nacen desde la rugosa, quebrada e hipnótica voz de Santiago Motorizado, más la suma perfecta de atmósferas que crea con el Niño Elefante y Pantro Puto en las guitarras, Chatrán Chatrán en los teclados y esta vez Pablo en la batería, nos hacía reunirnos para sentir que con su música, ellos cuidarían nuestros sentimientos por unos minutos, en la burbuja que se creó en la Carpa Doritos Bunker.

Solo existían esos cinco sujetos en el escenario, sentimientos que transpiraban por la piel y ganas de cantar hasta que la garganta aguantara. Él Mató lo comprendió a la perfección y para la cuarta canción del set nos tenían cantando “El Tesoro” o “Ahora Imagino Cosas” de la Síntesis O’ Konor.

Antes de seguir con el casi final lleno de las canciones con las que muchos descubrieron a esta banda argentina, se dieron un momento para tocar una canción especial: Excalibur. Un minuto con 30 segundos para preguntarnos el porqué de ciertas situaciones.

Era ese punto parecido a la subida de una montaña rusa, para poco a poco descender con toda la carga de emociones gracias a: “Más o Menos Bien”, “Chica de Oro”, “Mi Próximo Movimiento” y el cierre perfecto con “Chica Rutera”. Así terminaba uno de los momentos más esperados del primer día del festival.

 

Centavrvs

Recordaremos la presentación de Centavrvs en el Vive Latino como el primer escenario donde sonaron las nuevas canciones de Somos Uno, el tan esperado segundo largaduración.

En una fecha tan importante, dieron todo en el escenario y comenzaron con una gran declaración: “Tengo tantas ganas de volar muy alto / Dejar que la sombra del camino quede atrás / Quiero que mis pies conquisten el espacio”. “Volar Muy Alto” fue uno de los adelantos para descubrir el disco y por primera vez cobró un especial sentido al elegirla para abrir su tarde en el Vive Latino.

La mayoría del set se enfocó en demostrar cómo suena en vivo Somos Uno, durante un set en el que además de Alan Santos, Rayo, Paco Martínez y Demian Gálvez, sumaron a más músicos: Orestes Gomez en las percusiones desde Venezuela, Emilia en los coros, María Balvina en el trombón. Todo sonaba a la perfección y de manera orgánica. El poder del en vivo.

Uno de los momentos importantes de la presentación fue la decisión de incluir “Jerónimo” al set, canción que en una frase nos hace recordar la palabra “Desaparecido”, recurrente en el contexto social mexicano, injustamente.

El cierre con “Quebrar las Ventanas” era necesario para seguir con el discurso que demuestra Centavrvs a lo largo de Somos Uno.

 

Nicola Cruz

No había mejor manera para despedir al sol, que dejarse llevar por las atmósferas sonoras de Nicola Cruz. Desde hace unos años se ha dedicado a explorar el folclore, misterios y sensaciones que provoca la música latinoamericana para sumarlas a la creatividad experimental.

Los visuales y el ambiente que se creó en la Carpa Doritos Bunker era la ideal para dejarse llevar por el set en vivo y las emociones que se expresaban a través del movimiento corporal inevitable ante su música.

 Camilo Séptimo

En 2015 fueron los primeros en tocar en esa edición del festival. Viernes 13 de marzo a las 13:45 hrs, era la cita para todos aquellos escuchas que quedaron hipnotizados por la propuesta de Camilo Séptimo. Tres años y cuatro días después, eran los primeros en arrancar con los horarios estelares del Vive Latino en el escenario Escena Indio.

Más de tres años fueron necesarios para que el éxito que goza Camilo Séptimo en estos días, se viera reflejado en uno de los escenarios del Vive Latino.

Tal vez uno de los recuerdos que se quedarán en las memorias de las personas que llenaron la cancha del Estadio “Palillo”, será la manera en que los cinco músicos que estaban en el escenario vivieron el momento.

En especial, Manuel Coe fue quien dedicó toda su energía al público y tras su experiencia en diversos escenarios, llegó al Vive Latino con una actitud con la que demostraba estar disfrutando la mágica noche que le regalaron esas voces que se unían a él en cada canción.

Desde “Fusión” hasta “Vicio”, no hubo un solo instante en que nadie dejara de cantar. Incluso uno de los invitados de la noche fue Pepe de Rubytates para cantar con Coe “Ser Humano”, muestra del apoyo que existe entre una escena.

Las luces se han convertido en las protagonistas para complementar el acto de Camilo Séptimo y esta vez no fue la excepción, cada canción gozó de su atmósfera gracias a ellas. Y sí, “Vicio” uno de los temas más poderosos del disco Óleos, que sonaba por primera vez en el festival, fue la encargada de cerrar una de las grandes noches para la banda.

 

 

Panteón Rococó

Después de cinco años, Panteón regresó al escenario principal del Vive Latino y en uno de los horarios estelares. Verlos siempre es garantía de revivir un espíritu especial que solo habita en esa comunión entre Panteón y el Vive Latino.

Con el puño izquierdo en alto, un impresionante especie de mural detrás de ellos, dieron la batalla perfecta entre esas canciones que hacen revivir recuerdos y reflexiones sobre el contexto social en el que siguen encajando canciones como “La Carencia” en pleno 2018.

La Ciudad de México no tiembla, sus ciudadanos son quienes la hacen temblar” frase que se cumple a la perfección en cada slam que se arma en la explanada del Foro Sol y de verdad hace vibrar a todo el lugar.

La mayor intensidad de movimiento llega con “La Dosis Perfecta”, que a diferencia de otros momentos en sonó en el Vive Latino, esta vez fue un momento totalmente para aquellos que han hecho suya.

La parte en que explotaría la canción, el Foro Sol quedó casi en oscuridad, uno de los factores que nos hace iguales a todos. Panteón Rococó dejo ir la música e historia, que desde hace mucho tiempo es más de aquellos que la cantan hasta quedarse sin voz y la defendieron en cada slam que se formó en ese instante. Irónicamente, la oscuridad dejó ver el poder de una banda como Panteón Rococó en el Vive Latino.

Love of Lesbian

Recorrer miles de kilómetros para una visita fugaz y así experimentar la idea de no estar fuera de casa, es el resultado que construyó Love of Lesbian con el público mexicano.

Después de pasar por el escenario principal del Vive Latino en el 2014, hoy estaban por cerrar el escenario Escena Indio. Fue el momento ideal de la noche para dejarnos atrapar por El Poeta Halley, los momentos que parecen irreversibles y un periodo en el tiempo especial: 1999.

Emocionarnos por verlos una vez más en la CDMX, después de cinco años de aquella primera visita sin saber lo que el futuro les deparaba, revelaron la noticia:

Llevamos callados más que aquel tipo que no puede contarle el final de la serie a otro, por respeto y por no hacer spoiler, pero ya es hora. Por si no se habían enterado: en el mes de octubre, concretamente el día 18, estaremos en el Auditorio de México. Los esperamos”.

Soltaron la bomba de una de las noches más importantes que vivirán en la ciudad con su próxima presentación en el Auditorio Nacional, uno de los espacios más importantes para la música en México.

Entre la alegría y lluvia de emociones con sus set, Love of Lesbian terminó casi 10 minutos antes de lo programado. La última que sonaría en esa noche era “Oniria e Insomnia”, pero entre los gritos de sus escuchas que pedían una más, sorprendieron con una canción poco recurrente: “Pizzigatos”.

Lo lograron, una canción fue necesaria para dejar a tope las emociones y libre a la imaginación para pensar en el set ideal para celebrar los 20 años de Love of Lesbian. ¡Ya era hora!

 Little Dragon + Kali Uchis + María Daniela y su Sonido Lasser: el poder femenino

En esta edición del Vive Latino, el poder femenino en el escenario tenía pocas representantes. Sin embargo, los que existieron fueron los ideales para brillar. Existió un bloque ideal en el espacio del festival entre el Escenario AT&T y la Carpa Doritos.

Tres mujeres con propuestas totalmente diferentes, pero igual de impresionantes al ejecutarlas y rodearse de músicos sumamente interesantes para llevarla a la realidad. Little Dragon dejó hipnotizados y en un momento de catarsis a todos los que se dejaron encantar por la voz de Yukimi Nagano.

Kali Uchis con su voz, sensualidad y la influencia de la música latinoamericana que recorre sus venas, llevó a todos por un viaje de baile perfecto para la noche. seguramente, el mejor recuerdo que pasará la barrera del tiempo, fue escuchar “Sabor en Mí”, en voz de Karly, para abrir paso a “Nuestro Planeta”, una de esas primeras canciones en las que se apropió del español para crear.

Tuvieron que pasar dos sexenios para ver una vez más a María Daniela y su Sonido Lasser en el escenario del Vive Latino. La singularidad de sus historias y voz, siempre cobró un sentido distinto a partir del trabajo en conjunto con Emilio Acevedo. Con el sinónimo de fiesta invitó a Jessy Bulbo para cantar y montar una coreografía para “Chicle de Menta”, más Cocó Cecé en “Pobre Estúpida”. Con un vestido plateado se convirtió en la reina de la noche.

Titán

Porque Titán nunca se fue y su espíritu se mantuvo desde la primera vez que pisaron el escenario del festival en 1998, cerraron la edición número 19.

El esperado encuentro con Julián Lede, Emilio Acevedo y Jay de la Cueva en el Vive Latino al fin sucedía y arrancaba con “Dama Fina”. Para darle más poder a la canción, Pablo Cantú (Reyno) se sumó en la batería.

La ejecución perfecta y complicidad entre los tres músicos otorgó una de las presentaciones que recordaremos por años. Desde la selección de canciones que reunían la actualidad de la banda con “Tchaikovsky”, “Dama Negra” o “Hell. A.” para viajar en el tiempo entre “Odisea 2001”, “Space Chemo” y el cierre ideal con “Corazón” con el especial performance de Cassandra Church.

Sin afán de exagerar, la presentación de Titán pasará a la historia como uno de los momentos más emocionantes del Vive Latino, en sus 19 ediciones.