La Habitación Roja: “Hemos dado una vuelta de tuerca al sonido del grupo… va a ser uno de nuestros mejores trabajos, sin duda”

en Entrevistas/Noticias por

Después de 17 días en el estudio, La Habitación Roja ya tiene grabado su onceavo disco y nos compartieron algunos recuerdos sobre esta nueva etapa.

Ni siquiera sospechábamos de la oportunidad de ver en vivo a La Habitación Roja en México, cuando aquel 31 de agosto compartían el mensaje: “El sábado nos vamos a El Puerto de Santa María a grabar en Paco Loco Studio nuestro decimoprimer LP”. Solo pasaron 16 meses desde que lanzaron Sagrado Corazón para tener noticias de futuras nuevas canciones.

Contar el tiempo ayuda a dimensionar el recorrido de La Habitación Roja que por 23 años se han dedicado a crear historias que cobraron gran importancia en su carrera y en sus escuchas, quienes las han adoptado como himnos de vida.

Las fotografías de Pau Roca son nuestra entrada para descubrir las emociones que se viven en el estudio. Entre concentración, risas, desesperación y momentos de espera, se descifra en lo que comparten a través de Facebook e Instagram, el único vinculo que tenemos para conocer de su próximo disco… hasta ahora.

Ahora que están por corta temporada en México, no desaprovechamos la oportunidad de platicar con Jorge Martí, Pau Roca y José Marco para conocer el inicio de este nuevo ciclo, con quién están trabajando, sobre si existe un concepto que definirá a onceavo disco y de la relación que han creado con el público mexicano.

En el registro de los días en el estudio se quedaron en el día 14 y después anunciaron su gira por México. Sabemos que ya está grabado, pero ¿Qué tan difícil es parar en medio del proceso de un nuevo disco? O tal vez sirve para regresar y darle una mano extra.

Pau: Las dos cosas. Yo creo que si no te obsesionas, ves algún defecto. Es positivo porque después de tres semanas tan metido en el asunto, las decisiones no son las mejores.

Jorge: Además somos un grupo que intenta adaptarse a las circunstancias por ejemplo, las cosas van viniendo dadas y te adaptas. Por ejemplo ahora vamos a hacer la mezcla con John Agnello.

En un principio, llevamos muchos meses hablando con Chris Walla, el ex guitarrista de Death Cab for Cutie. Él iba a hacer la producción del disco y ya teníamos todo listo, hablado y cerrado el deal y en última instancia le surgió un problema personal.

Hicimos un plan B y en este caso íbamos a grabar en el estudio de Paco Loco, que lo teníamos rentado para ello.

Al final pensamos: ‘Bueno, Paco ha producido a 800 bandas en España, ha hecho discos increíbles, todo el mundo habla súper bien de él, nos cae genial y nunca hemos hecho nada con él’.

En vez de negociar con otro productor hablamos con él y nos sugirió también que si había presupuesto podía hablar con mu amigo John Agnello.

Ahora el problema eran las fechas en México. La gira es algo que queríamos hacer. Y en último instante nos escribió John Agnello y decía que tenía 10 días con Dinosaur Jr. y lo han retrasado para más adelante. ‘Entonces puedo hacerlo con vosotros’.

Acortamos esta gira y concentramos las fechas de cuatro semanas, en tres. Y ahora vamos a poder hacerlo todo.

Tenemos ganas de volver por el hecho de que da ilusión hacer la mezcla con John. Después ya tendremos la navidad para descansar y unos meses para replantearnos cómo serán los siguientes pasos porque el disco creo que es bastante rico en arreglos, matices.

Hemos dado una vuelta de tuerca al sonido del grupo. Creo que va a ser uno de nuestros mejores trabajos, sin duda. Y va costar llevarlo al directo”.

A pesar de todo, es bueno saber que existan situaciones tan positivas y que se sumen esos personajes.

Después de hacer una compilación de 20 años, una canción muy exitosa como “Taxi a Venus” y superarla con Sagrado Corazón y todo lo hecho, ¿Cómo es entrar al estudio y abordar esta nueva experiencia?

Jorge: Todos teníamos claro que era el final de un ciclo, que teníamos que ir más allá de alguna manera y es cuando sugerimos lo de Chris Walla. Fue bastante mágico la manera como contactamos.

 Me decía: ‘Mándame demos’ y no teníamos muchos. De repente tuve un periodo de hacer todos los días una canción. Así durante varias semanas. Pasó Navidad y en enero de repente teníamos como 15 canciones nuevas. Más las que teníamos ya hechas.

Después lo que pasó con Paco, con John. Eso creo que ha hecho que nos conectáramos y diéramos ese plus que creo a veces las bandas que llevan mucho tiempo tienen un status bueno, puedes tender a acomodarte y estar en tu zona de confort.

Ha removido un poco los cimientos del grupo y de repente nos hemos visto en el estudio haciendo cosas que no pensábamos que íbamos a hacer. De repente, una de las premisas era que lo que hiciéramos tuviera personalidad.

Las Hinds han estado grabando en el estudio de Paco con Gordon Raphael, que era el productor del primer disco de The Strokes. Y Paco nos decía, que él le contaba: ‘Los Strokes cuando grabaron ese primer disco, que fue una revolución para el mundo del rock, Julian Casablancas me dijo: —Haz lo que te dé la gana, pero que no suene como nada de lo que se hace ahora—’.

No creo que hayamos sido tan radicales, pero si que hemos intentado un poco que los sonidos que hemos utilizado tengan mucha personalidad. Y Paco ha estado todo el tiempo retándonos diciendo “Oye, ¿Esto es lo que harías normalmente? Vamos a hacer otra cosa”.

Ahora normalmente se graba el bajo y la batería, pero en esta ocasión nos dijo “vamos a grabar todo lo demás y al final la batería”.

José: Los ensayos no han servido para nada. (Risas)

Jorge: De repente tenemos una canción y decimos “No ha quedado mal” y Paco responde “Pues ojo que todavía no hemos grabado el bajo. Todavía puede sonar mejor”. Me ha encantado la capacidad de trabajo de Paco y el talento que tiene.

Y después pensando en todos los disco que ha hecho John, desde discos clásicos increíbles y que ahora hizo discos como el Wakin On A Pretty Daze de Kurt Vile, que nos encanta. Twin Peaks, Alvvays.

No sé, creo que va a ser una combinación… no sé si ganadora, pero que nos va a dar un plus”.

Después de 10 discos, ¿Cómo viven el tiempo en el estudio?

Jorge: Lo hemos pasado muy bien. Creo que eso se va a notar también.

Normalmente, pasa que grabas un disco y es pesado o el ambiente al final provoca que todos se quieran ir a casa.

La intención de Paco era que el grupo estuviera todo el tiempo. Fueron 17 días en el estudio, más el día que llegamos.

Normalmente los últimos tres discos habíamos grabado de otra manera: Venía José y Marc a grabar los bajos y batería y se iban.

Y al final lo que aquí ha pasado es que él quería que todo el mundo estuviera presente y conectado. Listos para desenfundar en el momento que hiciera falta. Además grabamos una canción y cuando terminábamos íbamos a otra.

Cuando te das cuenta ya esta hecho el disco. Ha sido un método nuevo, por lo menos a comparación con los últimos tres discos”.

Con los años es fácil saber que una canción está lista para un disco o es esa que se quedará para un lado B,

¿Cómo es ese proceso o filtro para seleccionar a las canciones? ¿Cómo elegir al 11 ideal?

José: Yo personalmente lo tengo claro, pero sé que no será ese 11. (Risas una vez más)

Jorge: No le creo a José. De hecho hay una canción que él no hubiera puesto y ahora la escuchamos y es de las que más mola.

Hemos grabado 15 canciones, más dos piezas instrumentales para un documental.

Al final hay 15 canciones grabadas. Creo que hay 13 que son las que pueden estar en el disco.

Hay que decidir cuan largo hacemos el disco y creo que eso se va a dilucidar una vez que tengamos la mezcla.

Habrá que decidir rápido porque tampoco queremos que se retrase mucho el proceso… Todo esto nos llevara a tomar decisiones en los últimos momentos, pero vamos, yo creo que de esas 13 canciones será difícil sacar alguna. De momento esa es mi impresión.

Pau: De alguna forma u otra verán la luz las 15 canciones”.

Este año ganaron en la categoría de Mejor Arte en los Premios de la Música Independiente y sus discos siempre sorprenden en eso.

¿Ahora ya tienen claro que va a englobar el nuevo álbum? Desde el arte, el título. Son asuntos importantes. ¿Ya lo tienen armado?

Jorge: No, es algo en lo que ahora estamos trabajando.

Los títulos son provisionales de las canciones. Yo si que creo que conforme vas escuchando las canciones vas viéndolas en perspectiva y te das cuenta de las claves.

Hay una canción muy chula, que tiene algunas frases que me parecen guay para título. En algún momento de la canción dice: “Ya nadie dice la verdad”. Y me parece que puede ser un concepto potente.

No sé cómo lo desarrollara Jordi Santos que es quien nos hará el arte del disco, pero si que creo que estamos en un momento general en el mundo en el que la gente tiene gran confusión. En el que solo se premia las cosas que desprenden una imagen ganadora. Con las redes sociales siempre intentan proyectar esa imagen de triunfo, pero es todo como muy efímero y un poco fake.

Hay mucho Photoshop en general, en la vida, en el mundo.

Todo el disco está tocado de manera analógica. Estaría bien utilizar este concepto de hacer algo muy de verdad, muy orgánico.

Hay otra canción en el disco muy emocionante que recuerda a algunos momentos de Wilco en Yankee Hotel Foxtrot. Tiene este punto medio experimental, pero a la vez muy sentido y es una canción que habla sobre el Alzheimer, una experiencia personal.

Estuve trabajando en Noruega en una residencia para pacientes con Alzheimer y hacia mis turnos… Entonces me encontraba con pacientes que habían perdido totalmente la percepción del espacio, del tiempo, de quiénes eran.

Es una cosa que realmente me golpeó fuerte e hice una canción. Me salió espontáneamente sobre este tema y la canción se llama “Quién eres tú”. Y también era un concepto que estuvimos hablando, que nos gustaba.

Quizá sacar retratos de gente con una personalidad y está frase de “Quién Eres Tú”… Ser fiel a lo que somos en verdad y no a lo que hay en nuestro Instagram.

Por ahí podría ir un poco el tema del disco”.

Sobre la película de vida de La Habitación Roja con México, han pasado cualquier cantidad de cosas, ¿Hay una palabra que pueda resumir esos encuentros esporádicos? ¿Cuál es el momento especial que recuerdan con México?

José: La palabra es amor.

El Vive Latino lo recuerdo. Estaba tocando un grupo, no recuerdo cuál era, pero acabó y se fueron todos. Pensé ‘aquí no hay nadie’. Al salir todo volvió a estar llenísimo y acabamos entre el público. Fue un concierto brutal.

Jorge: Impresionaba el hecho de que la gente se supiera las canciones. También eran los albores de la internet, de las redes sociales y no había ese intercambio.

Me sorprendió muchos los conciertos en los que llegábamos muy inocentes y de repente no sabíamos que esperar. Nunca hemos sido un fenómeno masivo, ni hemos tenido grandes medios, pero la gente que nos sigue es muy militante y notamos ese calor y amor.

En ningún sitio nos pasa como aquí, que vas a hacer un concierto y te piden ‘Los ciclos de la vida’ una canción de un cara B, de un EP perdido. La gente realmente conoce tu discografía. Nos tiene mucho cariño. Creo que nuestras letras llegan… Un amigo nos decía ‘Tienen rolas llegadoras’.

Recuerdo que la primera vez que grabamos fuera de España fue con Steve Albini, viajamos a Chicago y de ahí llegamos a México. Nos recogió Paco en el Aeropuerto.

Íbamos conduciendo en el coche y le pusimos la canción de “Agujeros Negros”, que acabamos de grabar, aún sin masterizar. La escuchábamos y cruzamos la Ciudad de México. Esa es una imagen que me ha quedado grabada.

Es una historia de amor, desde luego. Cada vez nos gusta más el país. Es apasionante”.

 

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

Lo último en Entrevistas

Regresar al Inicio