Los Signos Vitales de Amplifica

en Especiales/Noticias por

Más que un concierto, la finalidad de Amplifica era clara: ser el espacio para pensar en las acciones que tomaremos para reconstruir México.

Solo existía el 1.36% de probabilidades de tener un sismo mayor a siete grados en la misma fecha y que causara estragos en el centro de México. La fecha que no olvidaremos todos la conocemos: 19 de septiembre. Otro día que tampoco hay que olvidar es el 7 de septiembre, que a minutos de convertirse en el día 8 en el calendario, la tierra nos recordó su fuerza afectando al sur de México.

En menos de dos semanas, la naturaleza nos recordó la fragilidad de la vida y la necesidad de unidad y solidaridad entre mexicanos. En momentos de emergencia, la sociedad civil demostró que existe ese espíritu. Ahora no hay que dejarlo ir.

Una de las acciones para reforzar ese sentimiento fue Amplifica. Desde los primeros días del desastre, usuarios de Twitter le pedían ayuda a músicos para hacer un concierto a beneficio para recaudar fondos para los damnificados y sucedió.

La música una vez más nos unió para no olvidar y reflexionar sobre las acciones que tomaremos para reconstruir el México que tanto queremos; ese era el mensaje que los músicos, activistas y actores como Gael García y Diego Luna, lanzaban cada que tomaban el micrófono en el escenario.

Más que un concierto, el Palacio de los Deportes se convirtió en el foro perfecto para ir más allá de solo vivir la música. La convocatoria para donar herramientas y material de construcción fue una de las acciones inmediatas e incluso asistieron personas que no tenían boleto, pero eso no detuvo sus ganas de ayudar.

El público que entendió a Amplifica como un espacio para concientizar sobre a situación que vive el país para llevarlo más allá de las fronteras gracias a la transmisión en vivo a través de YouTube, podrán ser los verdaderos agentes de cambio.

Varias de las canciones que sonaron durante los cortos, pero contundentes sets de Café Tacvba, Molotov, Zoé, Kinky y Mon Laferte cobraban un nuevo sentido al pensarlas como respuestas o himnos ante la tragedia. Desde un consuelo al abrazar a una persona especial con “Amor Completo”.

Café Tacvba nos recordó que el futuro está en nuestras manos. Cuando Rubén Albarrán nos recordaba la importancia de considerarnos más que un país, un pueblo que tiene corazón, seguido de un himno de Los Tres como “Déjate Caer”, de cierta manera unió el mensaje con Latinoamérica y cobró más fuerza.

“Presidente” de Kinky se convirtió en el instante para cuestionar de qué lado están nuestras autoridades y pensar que el próximo año estaremos ante la oportunidad de cambiar el rumbo del país con el simple hecho de hacer un voto informado.

Mientras el escenario se preparaba para recibir al siguiente grupo, en las pantallas se amplificaban mensajes de aquellos actores que están haciendo un cambio para combatir varios de los problemas que hay en el país, desde Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad, Los Supercívicos, Verificado 19S, Lago Tanganica.

Quienes se unieron a la causa fueron Enjambre y Reyno con un set acústico con tinte de serenata para todos aquellos que lo necesitaban. Desde la distancia Natalia Lafourcade, Residente, Dorian, Banda de Turistas, Babasónicos y Phoenix, nos hicieron sentir que no estamos solos.

Era el turno de Zoé y escuchar la canción que probablemente le da nombre a esta iniciativa: “Últimos Días”. Frases como “Vamos a confeccionar la telaraña de nuestra realidad” o “No los dejes destruir / No los dejes dominar” se cantaban con otro sentido. Funcionaron para alzar la voz, aunque no lo notarás en ese momento.

“Cuando Pase el Temblor” desde hace años debimos tomarlo como himno ante el desastre. Despertar cuando pase el temblor, despertar como sociedad ante la adversidad, es una de las mejores acciones a las que pude incitar una canción, como escribió Gustavo Cerati en 1985 y que 32 años después vuelve a tener sentido en México.

La comunión en el Palacio de los Deportes llegaba a su fin, pero no podía terminar sin escuchar una canción vigente desde hace 20 años: “Gimme the Power”. Molotov, sin buscarlo (probablemente), se convirtieron en cronistas de las injusticias que vive un país como México.

Escucharla en esa noche del 1º de noviembre sigue provocando un nudo en la garganta, pero que todos debemos romper. ¿La solución? Exigir que la reconstrucción de las zonas afectadas por los sismos se hagan en total transparencia, sin corrupción de por medio. ¿La solución para esa solución? Dejar de ser indiferentes, apáticos o quedarnos callados ante las anormalidades a nuestro alrededor.

Ese es el signo vital para entender lo que sucedió en esa fugaz comunión denominada como Amplifica.

La esperanza de que el mensaje que se generó en Amplifica y desde el 19 de septiembre en México, prevalezca, solo depende de nosotros.

 

 

¡GRACIAS MÉXICO! 🇲🇽 #AmplificaMéxico

Una publicación compartida de AmplificaMX (@amplificamx) el

Una publicación compartida de AmplificaMX (@amplificamx) el

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

Lo último en Especiales

Regresar al Inicio