TOP

El punto sin retorno de Vetusta Morla

Al fin conocemos el nuevo disco de Vetusta Morla y platicamos con su guitarrista Juan Manuel Latorre para conocer detalles de los días que vivieron en el estudio.

Conseguir que más de 15151 personas conecten con las emociones que plasmas con una característica voz y el discurso sonoro que la acompañan, es parte de la historia de vida de Vetusta Morla desde hace 19 años.

“Yo no sé qué pasará de aquí a algunos años, un año, tres años, siete años, 10 años, no lo sé. Nos acordaremos mucho de este momento y probablemente lloraremos por este momento aunque hayamos estado presentes”, con esas palabras, Pucho cerraba uno de los conciertos más importantes en la historia de la banda y de sus escuchas. Era el momento de cerrar el ciclo del álbum La Deriva.

Ese recuerdo lo transformaron en un registro de imágenes y sonidos que nos transportan a esa mágica noche del 23 de mayo del 2015 en el Barclaycard Center de Madrid. En el somos testigos de su poder en vivo, de las emociones que son capaces de desatar en sus escuchas y del punto sin retorno al que llegaba Vetusta Morla. ¿Con qué podrían superar todo lo logrado?

En esa noche era imposible saber qué nos depararía con la música que crean Pucho, David “el Indio”, Álvaro B. Baglietto, Jorge González, Guillermo Galván y Juan Manuel Latorre.

Esa incertidumbre llegó a su fin al escuchar los primeros segundos de “Te lo Digo a Ti”, el primer adelanto que revelaron de su próximo disco Mismo Sitio, Distinto Lugar.

Desde que nos hicieron parte del proceso, al compartir fotos sobre el comienzo de una nueva etapa y ese viaje a Berlín o Nueva York, se generaban ideas de lo que estaba por venir. El trabajo comenzó desde su local de ensayo en Madrid, los instantes que revelaron en el mítico Hansa Studios de Berlín, viajar a Tarbox Road Studios en Cassadaga, en el norte de Estados Unidos, para terminar en el legendario SterlingSound de Nueva York.

Todo ello de la mano del su productor Campi Campón (Jorge Drexler, Natalia Laforucade, Xoel López) y mezclado por Dave Fridmann  (quien ha trabajado en el sonido para discos de The Flaming Lips, Mogwai, Café Tacvba, MGMT y hasta Tame Impala). Los dos tienen un papel fundamental para el quinto disco que están por develar.

La curiosidad por conocer más detalles de Mismo Sitio, Distinto Lugar era máxima, así que aprovechamos para platicar con Juan Manuel Latorre, guitarrista y tecladista de Vetusta Morla. Así descubrimos el punto sin retorno que vive la banda madrileña, en el cual solo hay expectativas de tener uno de sus mejores discos.

Después de lanzar el registro de uno de los conciertos más importantes para la historia de Vetusta Morla, tal vez es el inicio para replantearse algunas cuestiones como banda, ¿Les sucedió tras el 15151?

JM: Sí totalmente sucedió eso. Era un concierto de una magnitud insólita para nosotros, salvo en el caso de México cuando hemos ido a un gran festival como el Vive Latino.

Marcó un cambio de perspectiva, un cambio de escenario y una forma nueva de comunicarnos con la gente que siempre está en contacto. Al mismo tiempo era un reto para que esa emoción con la que nos comunicamos con nuestro público perviviera.

Mantenerlo en un entorno tan grande, donde hay tanta mediación y al mismo tiempo tantas oportunidades es un reto con el que nos enfrentamos en esta nueva etapa: crecer, pero seguir siendo los mismos, cercanos y comunicarnos a través de la emoción. Sin perder nunca de vista que la emoción es el cable que nos conecta con toda la gente.

Eso que mencionas queda plasmado en una de las primeras imágenes que compartieron antes de ir a Berlín, como si fueran niños en un primer viaje. Transmiten esas emociones y expectativas que existían. Cuéntanos de esos momentos en el estudio y por qué eligieron el Hansa Studios de Berlín.

 JM: La idea inicial era salir de nuestro entorno habitual, ir a un estudio que no conociéramos y hacerlo posible en un país en el que no estuviéramos atados a ciertas cosas de la cotidianeidad y esos elementos que nos resultaran cómodos. Sin amigos a quien llamar, ni los instrumentos que habitualmente utilizábamos.

La primera idea era irlo a grabar a México. Es una fantasía que tenemos y que ojalá podamos cumplir algún día, componer, grabar un disco allá, es algo que nos ronda mucho en la cabeza, pero ya será en otra ocasión.

En esta ocasión nos quedó más a la mano Berlín, en los Hansa Studios, donde se han grabado los míticos discos de David Bowie, Iggy Pop, Depeche Mode y artistas que admiramos. Pensamos que la esencia de aquellos discos ha quedado ahí.

Era muy adecuado pensar que ha ese estudio habían ido para readaptar su identidad, para reformularse, gente como Iggy Pop, David Bowie. De una forma se convertía en un lugar de peregrinaje para algunos tipos como nosotros que también estaba en esa fase de reformular quiénes somos, qué hacemos aquí y cómo nos comunicamos con la gente

A parte estábamos como colegiales como lo pueden ver en las fotos. Era un parque de diversiones.

Así como sucedía con ellos ustedes lo lograrán, a juzgar por ese primer sencillo. ¿Cómo recuerdas esos días a la par de la grabación? Estando en un lugar tan cargado de energía como lo fue estar cerca del donde estuvo el muro de Berlín.

JM: Estuvimos 15 días por allá, con un día de descanso a la mitad. Recuerdo con mucha familiaridad la convivencia. Nos sentíamos una vez más como niños jugando y explorando con varios juguetes, pero tratando de no forzar demasiado las cosas.

Pensábamos en lo que en ese momento estábamos sintiendo y de lo que fluía entre a la hora de grabar.

También con un poco de confusión porque la grabación fue poco ordenada en el sentido de que necesitábamos estar concentrados para que surgieran cosas que antes no habían salido.

Entrando al terreno de las canciones y la información que han dado, ya sabemos que son diez canciones. Parece un reto después de darse tres años de tiempo para sacar un nuevo disco, ¿Cómo seleccionaron a las canciones que representarían esta nueva etapa? ¿Cuál era ese filtro?

JM: Fue un horror, la verdad. Teníamos muchísimas canciones y a diferencia de lo que pasaba en otras ocasiones, las canciones estaban terminadas, con su letra, con su estructura. Siempre desechamos muchas canciones, pero normalmente cuando pasaba eso estaba en un estado más embrionario, de lo que sucedió en esta ocasión.

La decisión quisimos que fuera para Campi Campón, que es el productor del álbum y necesitábamos su perspectiva. Desde dentro nos costaba mucho. Fue él quien decidió cuáles eran esas 10 canciones de entre casi 30 que teníamos terminadas.

Sobre la temática del disco, España está pasando (al igual que Latinoamérica) por situaciones sociales importantes.

¿Esto de alguna forma influye en las canciones y en lo que escribieron en las canciones?

JM: Pensábamos que no porque sabíamos que hicimos un disco muy íntimo. Y además dando un análisis más introspectivo, de lo que a uno mismo le pasa como persona y como banda.

Lo que pasa es que con canciones como “Te lo Digo a Ti”, nos hemos dado cuenta hasta que punto los procesos de redefinición, de la identidad que nosotros estábamos pasando y de lo que hablamos en el disco están sucediendo también a una escala social mayor.

Y totalmente, cosas que pasan en “Te lo Digo a Ti”, esa confrontación del enemigo que no sé sabe muy bien quién es, pero hacia el cual se siente una rabia visceral. Está ahí y más cosas que vendrán que escribimos como canciones más personales y que yo creo que mucha gente podrá conectar con todo lo que está pasando fuera

Algunos empiezan a hablar de que somos adivinos o futurólogos. (risas)

Incluso, sonoramente es algo que se demuestra y que tiene peso gracias a la mezcla o al master que hay en las canciones. ¿Fue fácil elegir a Dave Fridmann para que culminara la obra?

JM: La decisión de trabajar con Dave Fridmann ha marcado mucho a este disco porque hay procesos nuevos, personas involucradas en este álbum y que cada uno cumple su función dentro del proceso.

La función de Dave ha sido terminar de empaquetar y darle un carácter definitivo a un álbum que hasta que no pasó por sus manos no estaba terminado.

Antes, normalmente, los procesos de mezcla eran importantes dentro del álbum, pero digamos que no era una parte creativa del suceso. Con el proceso de mezcla era llevarlo a su máximo esplendor, pero no cambiarlo.

Con Dave Fridmann hemos terminado el disco durante la mezcla y hay cosas que no se entiende si no las escuchas como las mezcló él.

A parte de habernos volado la cabeza por una manera nueva de trabajar y hemos querido hacer algo que no nos habíamos atrevido a hacer, que es dejar el álbum en manos de alguien y ha puesto su perspectiva. Y puede ser que determinadas cosas desaparecen o son destruidas.

Ser capaces de abrirnos a eso y asumir esas innovaciones que una persona de fuera hace del álbum como algo que lo completa, para nosotros ha sido uno de los grande logros de este álbum.

Dejarlo en manos de alguien más es un gran paso. Esperamos la fecha que tendrán en México y la salida del disco, pero antes ¿Cuál fue esa primera sensación que te dejó el disco al escucharlo terminado? ¿Recuerdas dónde lo escuchaste?

JM: Lo escuché en casa para comprobar que todo estaba bien. De principio a fin y la verdad que sentí mucho orgullo. Algo que no me había pasado nunca.

Somos gente que trata de mantenerse humilde y creo que seguimos así, pero yo he de confesar que ese día me levanté de la silla y dije: ¡Sí señor, lo hemos hecho! ¡Muy bien!

El pasado 3 de octubre celebraban un aniversario más desde el local de ensayo e instante en el que compartían la noticia de estar montando las canciones de este nuevo disco, el cual tocarán en vivo por primera vez el próximo 25 de noviembre en la Feria Internacional del Libro de Guadalajara.

Sin buscarlo, se convertirán en los profetas de la mañana, justo como lo prometían en las dos canciones que servían para darle final a la etapa de La Deriva. Todo en el Mismo Sitio, Distinto Lugar.

?SEDAL 1/10? “La aurora me dejó a los pies de mí mismo. Sin cima que ascender, sin nota en las páginas.” #DeséameSuerte #MSDL

Una publicación compartida de vetusta morla (@vetustamorla) el