TOP

¡Jei Beibi, Café Tacvba en Chicago!

La gira Niu Güeis de Café Tacvba llegó hasta el Grant Park de Chicago y aquí parte de lo que se vivió este 6 de julio con los tacvbos.

Los Tacvbos empezaron una nueva etapa con Jei Beibi, su octavo álbum de estudio, una etapa en su carrera en la que no sólo renovaron y probaron los límites de su sonido, sino también uno en busca de más independencia y auto-suficiencia. Tal vez por eso, en los últimos conciertos que ha dado el Café Tacvba, Rubén, Meme, Joselo y Quique se ven más contentos y emocionados; más entusiasmados por hacer lo que hacen mejor: música.

No importa en donde se presenten, ya sea en la intimidad de El Plaza, un festival masivo como el Machaca o en un parque al aire libre en el centro de Chicago, Café Tacvba está demostrando que hay vida creativa después de haber lanzado las obras que muchos consideran seminales.

El pasado 6 de julio, Café Tacvba se presentó en Taste of Chicago, una especie de mercado/exposición gastronómica en la que puestos representantes de restaurantes, bares o cocinas populares de la ciudad estadounidense, sirven deliciosos platillos que iban desde las piernas de pavo a la BBQ, hasta las rebanadas de la clásica deep dish pizza, ¿habrá mejor escenario para un mexicano?

En ese delicioso contexto se presentaron los Tacvbos, quienes a pesar de estar en Estados Unidos, dieron un show como si estuvieran en Satélite, el suburbio del Estado de México, en donde se formaron.

Sonaron algunas de las canciones básicas, dígase “La Chica Banda“, “Déjate Caer“, “Volver a Comenzar“, y “Chilanga Banda“, canciones que fueron recibidas con ovaciones, gritos y bailes incesantes, justo como se debe esperar en un concierto del Café Tacvba.

 

 

También sonaron algunos de los temas de su nuevo disco Jei Beibi como “Disolviéndonos“, “1-2-3” y “Que no“, mismos que a pesar de no recibir una respuesta efusiva de la audiencia, los Tacvbos lograron hacer de los temas, bonitos momentos. Por ejemplo, cuando tocaron “Que No”, Rubén dejó de cantar la canción para pedirle a la audiencia que sacaran sus encendedores o celulares para amenizar el momento, y al ritmo de la melancólica canción, las luces de los celulares se movían en unísono, como un mar de luciérnagas.

Uno de los momentos más catárticos del show llegaron con una joya del Re, ya que cuando tocaron “El Fin de la Infancia“, los Tacvbos lograron crear un baile comunal que oscilaba entre un bailongo y un slam lleno de empujones y sonrisas.

Por supuesto, todo tuvo que terminar con el clásico de clásicos, un tema que toma significados diferentes dependiendo de donde, cómo y con quién lo escuchas: “El Baile y el Salón“. El pa-para-pa-pa eu-eo de Meme sonó en todo el parque rodeado de rascacielos y gente con la bandera de México en su espalda, máscaras de luchador y calaveras, así como niños emulando los extraños atuendos de Rubén.


 

En ese momento, la canción dejó de ser de amor y se tornó en un himno de todos los mexicanos que viven en Chicago, compatriotas que a pesar de estar felices viviendo en el gabacho, extrañan muchos aspectos de su país.