TOP

Javier Corcobado: Sin corazón, mujeres y música, no hay nada

Platicamos con Javier Corcobado sobre Mujer y Victoria, el disco que tiene todas sus facetas: la ternura, la violencia, a veces en el sonido y el grito, el aliento y el cantar.

Durante siete años, la carrera en solitario de Javier Corcobado quedó en pausa y sin discos en el panorama. Eso no significa que no estuviera viviendo la música de otra manera. Regresó con Mar Otra Vez, banda referente de la movida española de los 80, presentó su proyecto Spanish Crooners con Francisco Eduardo Conde y totalmente involucrado con Canción de Amor de un Día, obra musical de 24 horas compuesta por 100 piezas de reconocidos músicos y bandas de reciente creación.

Porque la música y cantar son parte vital de su vida, probablemente al mismo grado que el corazón, en 2016 lanzó el disco Mujer y Victoria. “Es un disco que tiene todas mis facetas: la ternura, la violencia a veces en el sonido y en el grito, el aliento y el cantar… He intentado hacer el mejor disco de mi historia porque soy muy perfeccionista y creo que es un gran disco porque lo sigo escuchando después de haberlo editado. Hay artistas que venden su disco así, pero yo te lo digo de corazón. De verdad. Cada canción es un mundo hermoso y lo estoy disfrutando”, confesó Corcobado en la charla telefónica para Signos.

 Y sí, al escuchar Mujer y Victoria hay un mundo distinto en las 12 canciones que le dan vida. Después de pasar 50 minutos y escucharlo en su totalidad, queda la incertidumbre por conocer el proceso que hubo detrás de las canciones que hizo Javier Corcobado. “El proceso de grabación del Mujer y Victoria fue maravilloso y muy rápido. A mi no me gusta mucho estar en un estudio grabando. Tengo un estudio en el salón de mi casa, pero esta vez grabamos en Valencia en el estudio de nuestro bajista Sergio Devece, que también es coproductor del disco. Fue un disco que grabamos en 10 días, en agosto. Y mezclamos en cuatro días de septiembre. Mucha fluidez, comprensión e inspiración por parte de todos los músicos”. Así, la incertidumbre sobre el proceso detrás de Mujer y Victoria , desapareció.

2016 fue un año complejo para asimilar la conducta humana y eso se ve reflejado en el material de Corcobado: “En este disco opino sobre la actualidad social en este mundo en el que lamentablemente vivimos, prácticamente todos los países. Y como siempre, hablo del amor porque creo que todas las canciones son de amor. Es la conjunción de 30 años de carrera y también plasma mi estado personal, tanto de satisfacción y de insatisfacción. Llevo tantos años componiendo y explorando en el camino de la música, que creo es una buena muestra de lo que puedo hacer en el mundo de la canción”.

Desde el título y la manera en que entiende el amor, Javier Corcobado nos da las señales para comprender que este álbum está dedicado a la mujer. De hecho, dentro del disco encuentras un poema que dice “De la mujer será la victoria y así la felicidad será más duradera, la libertad será cierta y el amor gobernará al mundo…”. Él es uno más que cree que el futuro debe ser de la mujer. Incluso compartió uno de sus máximos sueños: “Yo creo que aún está por llegar el mundo gestionado y gobernado por la mujer. Es increíble que todavía en el siglo XXI haya tanto maltrato hacia la mujer. Es horrible. No lo puedo concebir, no lo entiendo. En el siglo XX se luchó muchísimo por la igualdad entre el hombre y la mujer y no entiendo por qué todavía no se ha logrado esta igualdad. Y no solo esa igualdad, sino esa presencia femenina en el mundo. El mundo iría mejor con la mujer tomando las riendas”. La esencia de Mujer y Victoria.

 

 

“Sin corazón no hay nada” es la canción que abre el disco y la favorita de Javier Corobado, como lo confesó. “Es una canción que grabé su base en una fabrica de cortar metales, toda la primera parte de esa canción es una cortadora de metal de una fábrica de aquí de Guernica, País Vasco. Me fui con una grabadora portátil y grabe todos los sonidos de la fábrica. Construí una base y sobre ella comencé a crear una melodía y la letra. A mitad de la canción de repente acaba esa base más industrial y entra toda la banda tocando. Para mí es de las mejores canciones que he compuesto. Sin corazón no hay nada, sin corazón no hay sentimientos, hablo directamente del órgano más importante. Cuando alguien se muere es porque se le para el corazón”. La experimentación del duque del ruido, siempre ha estado presente en la historia musical de Corcobado.

 

 

Una de las sorpresas de Mujer y Victoria es encontrar un dos covers: “Amigo” de Roberto Carlos y “La Bohème” de Charles Aznavour. Javier Corcobado nos contó más sobre la decisión de incluirlas: “Es la canción más bonita que se ha escrito sobre la amistad. Cantarle eso a algún amigo es lo más bonito que puede existir. Llevábamos mucho tiempo expresándola en los escenarios, pero nunca la habíamos grabado y decidimos hacerlo. No hemos querido hacer una versión muy particular porque la canción es tan buena de Roberto Carlos que había que grabarla. Es de esas canciones ejemplares sobre cómo hay que componer una canción, junto a Bésame Mucho de Consuelo Velázquez”. Para Javier Corcobado esas canciones son un ejemplo de cómo hay que hacer una canción, al igual que muchas canciones de Agustín Lara, otro  de sus compositores modelo.

Al preguntarle sobre esas reversiones a canciones clásicas, nos adelantó que tiene intenciones de reinterpretar algún tema clásico de Frank Sinatra y José Alfredo Jiménez, los cuales vendrán en un futuro disco. “A José Alfredo lo voy a tocar en el Vive Latino porque siempre que voy a México canto una de José Alfredo. Esta vez les daré una sorpresa en Vive Latino”.

 

 

Este 19 de marzo Javier Corcobado regresa a México y al Festival Vive Latino, que la última vez que se presentó en él fue en 2010. Y sí, de esa participación tiene algunos recuerdos: “Fue un concierto corto, pero fue muy intenso. Recuerdo un concierto muy eléctrico. En el concierto de este año habrá de todo: electricidad, intensidad, ternura, ruido, susurros, gritos y lo que somos nosotros en el escenario: una máquina de generar emociones”.

Durante la charla prometió un set con canciones de Mujer y Victoria, además de canciones de toda su carrera. La relación entre el público mexicano y la música de Corcobado es muy intensa y él la describe: “Hay mucha comprensión hacia mis canciones en México. Hay mucha gente mexicana que me habla de sus propias interpretaciones de determinadas canciones que a mí nunca se me había ocurrido y en eso se basa en la libertad en el arte, en que cada quien interprete una canción a su manera o a determinadas circunstancias de su vida. Hay mucha pasión entre el público mexicano y yo”. Esa pasión se verá reflejada el próximo 19 de marzo en la Carpa Doritos del Vive Latino a las 6:55 de la tarde.

Apenas estamos por concluir el primer trimestre del 2017 y queda mucho por hacer. Dentro de los planes de Javier Corcobado para el resto del año están: “Espero poder editar Mujer y Victoria en vinilo porque es el formato con el que yo crecí… Quiero dar muchos conciertos. Me apetece cantarle a la gente mirándole a los ojos, agarrar el micrófono y subirme al escenario con mi pequeña gran orquesta. Edito un libro en abril, de poemas, que se titula Dios perdona a Satanás, que saldrá para la feria del libro en Madrid y espero que esté disponible en México”.

El futuro de Javier Corcobado es prometedor, pero por el momento queda tiempo para descubrir o darle una segunda escucha a Mujer y Victoria.