TOP

Monocordio: La reinvención que saltó del disco a los escenarios

A días de ver a Monocordio en el Festival Vive Latino, hacemos un repaso por las canciones que más han emocionado a lo largo de su historia musical hasta llegar al disco Pájaros y Cuchillos.

El inicio de Monocordio se remite al año 2001, cuando Fernando Rivera Calderón decidió componer canciones luego de un recorrido por el sureste mexicano y enterarse de que sería padre. En 2002 Fernando decidió aislarse y componer m0n0c0rd10, su primer disco que de inmediato fue bien recibido por algunas radiodifusoras. Incluso la canción “Amar es Combatir” fue elegida para formar parte del soundtrack de la película mexicana Así del Precipicio.

 

 

Su segundo disco, La Hora del tiempo fue sumamente especial porque catapultó a Monocordio a los escenarios, en él participaron músicos invitados de la talla de José Manuel Aguilera, Martín Durán, Rafael Herrera, Laura Vázquez, Lino Nava y Alex Otaola. El trabajo de Monocordio ha sido muy constante, para el 2006 su carrera alcanzó un punto importante con el lanzamiento de su EP El primer rayo de sol de donde se desprende “Siempre te Busqué”, una canción que se convirtió en una de las favoritas de su público y que alcanzó un lugar importante dentro de las mejores canciones de la estación de radio Reactor 105.

 

 

Hasta el año pasado Monocordio se había mantenido como un proyecto en el que cada vez que se presentaban en el escenario se acompañaban de varios músicos y distintos instrumentos, incluso de viento, para plasmar sus canciones en vivo.

Pero a partir de su último disco esta forma sobre el escenario cambió. Para el material más reciente, Pájaros y Cuchillos, Fernando se acompaña de los hermanos Alonso y José María Arreola y esa conjunción del trío de músicos se traslado a los escenarios. Esta es la versión actual de Monocordio que se presentará el próximo domingo 19 en el Festival Vive Latino en la Carpa Intolerante, escenario ideal para estar en un concepto más intimo con el público y al mismo hacerla estallar de energía con la calidad musical de los tres músicos.