Carlos Sadness y la canción que nació en la sala de espera de un aeropuerto

en Entrevistas por

Antes de la visita de Carlos Sadness a la Ciudad de México, platicamos con él sobre el estreno de “Amor Papaya”, música nueva del barcelonés en colaboración con Caloncho.

 

Actualización: Carlos Sadness comparte parte de los momentos que vivió en su gira por México:

Del Vive Latino al Palnorte. (marzo 2017)

La gira mexicana de este pasado mes será inolvidable para nosotros, pero por si se le olvida a alguno hechos hecho este video resumen. Gracias por el cariño y por hacer soldout en todas las fechas! ¿Alguien se encuentra en el video?

Publicado por Carlos Sadness en Jueves, 13 de abril de 2017

 

 

El universo de Carlos Sadness ha logrado conquistar a miles de escuchas dentro y fuera de España. Barcelona ha sido el escenario de sus sueños, experiencias, fantasías y vivencias, factores transporta a su música, ilustraciones y al reciente libro que se dio lujo de crear. Desde que lanzó el disco El presidente de los estados de ánimo, en 2007, bajo el nombre de Shinoflow, hasta su más reciente producción La idea salvaje explora sonidos que van del folk a lo que él define como galactotropicales.

La esencia de su música capturó la atención de los reflectores españoles y con tan solo 23 años de edad ya era una de las grandes promesas de la escena indie española. No se equivocaron al poner todas sus esperanzas en su talento y la promesa se convirtió en una realidad que sigue generando sensacionales temas y rompiendo fronteras gracias a la música.

El año pasado visitó por primera vez la Ciudad de México y los boletos para sus tres fechas en el Lunario del Auditorio Nacional se agotaron en minutos. La conexión que creó con el público mexicano parece ser un misterio, pero la respuesta es sencilla: conquistó a sus escuchas desde que le dieron play a sus melodiosas y galactotropicales canciones.

Hoy da una de las primeras sorpresas del 2017 con el estreno de la canción “Amor Papaya”, en la cual colaboró con el músico tapatío Caloncho y tema que nació en la sala de espera del aeropuerto de Guadalajara. Para conocer más detalles de “Amor Papaya” y la próxima visita de Carlos Sadness a la Ciudad de México, Signos levantó el teléfono y conseguimos enlazarnos con él hasta Pamplona. Esto fue lo que nos contó.

 

Hola, Carlos. ¿Cómo va todo? 

Todo bien. Voy de camino a Pamplona, una ciudad pequeña aquí en España, donde tengo el último concierto antes de ir a México. Ya estoy contando los días para estar por allá. Por ahora tengo el problema sobre no sé qué temperatura hará. Todo el mundo me dice en redes sociales: “Hace mucho frío, arrópate”, pero yo miro el clima y están como a 23 grados. Eso no es frío.

Al menos, gracias a la visita del año pasado, ya sabes qué traer en tu valija. Por ahora te esperamos una vez más por acá. La primera vez fue brutal la respuesta del público y agotar las tres fechas que diste en el Lunario del Auditorio Nacional, ¿Cómo recuerdas esa experiencia?

Fue la ostia. Es de esas cosas que te pasan en la vida y que marcan un antes y un después. Recuerdo que cuando cogí el vuelo que me llevaría a Argentina y subí al avión me dio una pena de golpe dejar México. Sucedió algo tan fuerte en tan poco tiempo que sentí nostalgia por un sitio que acababa de visitar, ¿Cómo te sientes nostálgico por algo que apenas conoces? Fue una sensación muy bonita, muy fuerte.

Después de ese primer contacto con México, ¿Te replanteaste cosas? No tanto musicalmente, tal vez en cosas como la selección de las canciones, el rumbo que ibas a tomar con un siguiente disco o alguna situación por el estilo.

Sin duda pensé que debo tomar a México con la misma importancia en la que trató a España. Tendré que hacer los lanzamientos simultáneos, trabajar saldrá para los dos caminos.

Al nivel de composición, no tanto. Si uno hace artísticamente lo que siente, eso es independiente a la idea sobre si funciona en un sitio o funciona más en otro. Lo bonito es hacer lo que a uno le nace y que luego la gente lo recoja de una forma natural.

Antes de visitar la ciudad la próxima semana, hay un estreno. Después del disco La Idea Salvaje con canciones que te abrieron muchísimas puertas, de escribir el libro Anatomías íntimas… creativamente pusiste la vara muy alta, ¿Cómo abordaste esta etapa de nuevas canciones?

Realmente a estas alturas ya debería tener un disco nuevo hecho, pero ha sido imposible. Al final quise hacer lo del libro porque era algo que me hacía mucha ilusión y fue muchísimo trabajo. Estoy peleando para que se publique en México.

Ahora tengo una canción nueva que podría estar en el tercer disco y que tiene mucho que ver con México porque la empecé a trabajar ahí y con una personas que conocen.

Ahora que escuchamos el tema sabemos que colaboraste con Caloncho. ¿Cómo se siente trabajar con alguien más?

Fue divertido. Nos encontramos por casualidad en el aeropuerto cuando volvíamos de Guadalajara a la CDMX. Trabajamos juntos la canción en las colas de espera y en los asientos del avión. Nunca había trabajado así, en una situación tan rara.

El lugar más raro donde he compuesto es en la sala de espera de un aeropuerto con Caloncho. (risas)

Nota: si quieres ver el instante en que Caloncho y Carlos Sadness crearon “Amor Papaya” ve el video de “La idea salvaje de hablarles de ti”.

 

 

 

Un contexto totalmente distinto para crear, pero lo que destaca es el impulso y la química que puede surgir con otra persona.

 Desde luego. Él y yo tenemos un vinculo importante porque antes de conocernos había gente que le comentaban, “Oye, escucha a Carlos que tiene una onda parecida a la tuya, pero en España” y a mí me decían que escuchara a Caloncho. La gente nos relacionaba.

Musicalmente somos tipos diferentes, pero en la esencia, en la manera de narra y de concebir el arte tenemos puntos en común. Me parece muy bonito que la gente viera ese vinculo, haciendo canciones tan diferentes, fueron más allá de la estética de las canciones y ha encontrado el alma. Eso me gusta de la gente que haya sido tan observadora y que el público fuera el que nos juntó.

Y ¿Cómo lograron materializarla? ¿Se vieron para grabar la canción o hubo un trabajo a distancia?

 Por fechas no podíamos juntarnos. Cada uno en su estudio nos íbamos mandando pistas de voz y las montamos como si fuera un puzzle. Él me pasaba una melodía y yo le mandaba una armonía. Me lo volvía a enviar y así fue el proceso.

Lo que si decidimos juntos fue enviárselo a Mateo Lewis, productor que está en San Francisco y que trabajó con Little Jesus y otros grupos de México. Él mezcló la canción. Eso estuvo en un terreno neutral. Al final es una canción que está hecha en varios sitios y eso me gusta mucho. Por eso tiene un poco de cada uno.

Viene un año en el que la relación con México se hará más cercana porque en marzo serás parte del Festival Vive Latino, del Rock Pa’l Norte, ¿Qué esperas de estás próximas visitas?

 Si para músicos de México es una meta tocar en el Vive Latino, para un artista español es la ostia, lo máximo. Cuando recibimos la noticia de que tocaríamos en el Vive Latino. Fue algo increíble. Tuve que morderme la lengua para no revelar desde días antes que sabía era parte del cartel.

En los últimos días algunos se enojaron porque hice unas fechas intimas en el Foro Tejedor y no alcanzaron boleto… Haré algunas fechas en Guadalajara y en Monterrey, ciudades donde parece que hay gente interesada en mi música.

Gracias por la charla, Carlos. Te esperamos para disfrutar de tu música en vivo.

 Insisto. Estoy contando los días para regresar a México.

Después de leer la conversación con Carlos Sadness, escucha y mira el video que hizo para “Amor Papaya”, visual lleno de fruta, playa, alberca y chicas. Y por si fuera poco hay un track extra: “Amor Papaya en Invierno” en Spotify.

 

 

 

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

Lo último en Entrevistas

Regresar al Inicio